viernes, 1 de agosto de 2014

¡Alemania campeón!

El partido final del Mundial de Brasil coronó a Alemania en el alargue, tras un duelo parejo ante Argentina. Los dirigidos por Alejandro Sabella tuvieron posibilidades de ganarlo, pero desperdiciaron situaciones clave. Así, los germanos aprovecharon su potencial y se impusieron con un gol de Mario Götze. Alemania fue el mejor del certamen y levantó la Copa.

Ambos caminos fueron netamente distintos: Alemania se preparó para ser campeón, mientras que Argentina se encontró con una final tras 24 años. Está en los genes prusianos y en el ADN rioplatense. Los alemanes vienen preparándose desde el mundial que organizó en 2006, cuando la generación de Kahn, Neuville, Schneider, Ballack, Frings y Friedrich se despedían de la selección. Asimismo, el plantel estaba integrado por Lahm, Mertesacker, Schweinsteiger, Klose, Asamoah y Podolski. El recambio tuvo éxito, llegaron otros valores y en Sudáfrica se terminó de ensamblar el equipo para luchar por el próximo torneo. En aquel tiempo, España era el mejor, pero Alemania le sacó el cetro hace dos años, cuando culminó la Eurocopa que también ganaron los ibéricos. El juego explosivo, controlado, equilibrado y dinámico lo demostró en todo el Mundia, a pesar de algunos altibajos. Su presencia en la final fue presagiada y es indiscutida.