viernes, 20 de junio de 2014

España hace las valijas y Holanda ganó ajustadamente

El grupo B, uno de los más duros del certamen, se definió antes de que culmine la primera ronda. Solo resta saber quién ganará la zona. El campeón del mundo quedó eliminado sin sumar un punto y es el papelón de la Copa, tras la derrota con Chile. En tanto, Holanda se asustó contra un rival en teoría débil, pero que mostró los dientes hasta el final. Por el Grupo A, Croacia apareció en su máxima expresión para golear a Camerún, otro que se va de Brasil 2014.

Chile 2-0 España

Hubo un solo equipo en cancha. Tras la golpiza holandesa, el Mundial se había acabado, solo restaba la confirmación y Chile le propinó el golpe de gracia. Basado en el 4-2-3-1, Del Bosque no pudo recuperar a sus jugadores y, a pesar de controlar el juego en el inicio del partido, siempre demostró liviandad. Hubo varias alertas de que el encuentro no sería cómodo porque cuando Chile atacaba, España defendía en línea y retrocedía sin convicción. Al minuto los dirigidos por Sampaoli asustaron a los ibéricos.

En aspectos generales, los campeones estuvieron estáticos y en su mejor momento –que fue escaso- la “roja” le pegó el primer disparo. Las bandas no se mostraron seguras y por el centro Chile avanzaba sin oposición. Alexis Sánchez tuvo la movilidad de siempre y sus compañeros lo rodearon constantemente para que el jugador del Barcelona encuentre descargas ante su velocidad.

Con Xavi en el banco y el estancado Diego Costa como hombre de área, España fue un equipo lento, cansino, que no ofreció variantes y que trasladó demasiado la pelota. Lo mismo le sucedió en el debut y fue derrumbado por la “naranja”. De nada sirve lucir individualidades, como le ocurrió a otras selecciones. Los mejores equipos son los que tienen jugadores que se desprenden rápidamente el balón. Ese es el fútbol moderno que se juega y el que logra resultados. Chile hizo lo correcto, pero le sumó espíritu, además de las cualidades futbolísticas.

España quedó eliminada dando pena. Da la sensación que es estado anímico viene de antes del Mundial y que los factores futbolísticos se hicieron sentir en plena competencia. David Villa no tuvo minutos en el campo y el Niño Torres fue la única variante que ofreció Del Bosque.

Para Chile fue fácil, con el esquema de Sampaoli podrá ganar o perder, pero ofrece algo mejor cada partido. Esta vez, dispuso de tres hombres en defensa, dos laterales volantes, tres mediocampistas que jugaron muy juntos y dos delanteros para definir. El resto lo otorgan el peso de los hombres de jerarquía que los trasandinos cuentan producto de una generación extraordinaria.

Holanda 3-2 Australia

A diferencia del debut brillante ante España, los Países Bajos tuvieron un partido complicado y sufrido porque Australia le jugó de igual a igual. De hecho, fue el oceánico quien comenzó tomando la pelota por las astas para controlar el trámite y dar la sorpresa. Como la mayoría de los compromisos de la Copa, la intensidad vistió el campo de juego, aunque Holanda estuvo imprecisa. Sin embargo, tras un contragolpe, Robben se escapó por la izquierda y anotó el primer gol de la tarde.

La respuesta australiana demoró pocos minutos y el golazo de Cahill –de volea- será recordado como uno de los mejores del Mundial. Lo llamativo del día fue que el conjunto de Van Gaal era acorralado y nunca tuvo la pelota en su poder. El dispositivo del mediocampo australiano impedía que Holanda pueda salir con  Sneijder y la presión de Jedinak y Bresciano en la mitad resultó favorable. Además, los “naranjas” carecían de contención en la mitad y fue imposible detener a Leckie por derecha.

Van Gaal respetó el esquema y paró a tres hombres fijos en el fondo, los laterales se desplegaron aunque culminaron retrasados, luego dos volantes centrales, más adelante Sneijder y finalmente dos delanteros para la contra. Por su parte, Australia mantuvo el 4-2-3-1, con Bresciano suelto en el centro para crear y retroceder a la vez.

El segundo acto fue distinto porque la supremacía australiana tuvo su límite en dos factores: el físico y el futbolístico. Además, tras el gol de penal hubo una merma en el rendimiento del conjunto amarillo y verde. Holanda creció y tomó el partido por las riendas. El control del balón fue disperso y se emparejaron las acciones. No obstante, la “naranja” fue más porque comenzó a defenderse con mayor fiereza y fidelidad. El ingreso de Memphis Depay -PSV, 22 años- fue fundamental e incidió en el resultado con su gol definitorio.
Fue una buena prueba para que Holanda continúe su camino hacia la segunda ronda, habiendo goleado al campeón, pero también para no subestimar rivales tras este triunfo ajustado. Quienes se crucen con la “naranja” ya saben que es un equipo temible en la ofensiva, aunque inseguro en la defensa.

Croacia 4-0 Camerún

Fue un monólogo y Croacia lo insinuó ante Brasil, a pesar de la derrota. Los cuatro goles estuvieron acordes al trámite y el mediocampo brilló. Midiendo los tiempos de los minutos iniciales, Modric y compañía esperaron que Camerún dejara de avanzar desordenadamente para asestar una contra mortal. A partir de allí, el encuentro estuvo bajo control balcánico, mientras que los africanos comenzaban a desesperarse hasta pelearse entre ellos.

La indisciplina ha sido una de las características de Camerún durante las Eliminatorias y la última Copa Africana de Naciones. Todo esto se vio reflejado en el segundo compromiso de la copa y nada parece que revertirá esta situación. La tonta expulsión de Song no aportó demasiado. Para colmo no jugó Sammuel Eto’o, jugaron con un 4-1-4-1 inentendible y los cameruneses llegaron solo con remates desde lejos. 

Croacia solo tuvo que esperar, controlar l pelota y atacar para alimentar el marcador. Hasta se dio el lujo de cambiar de posición a Olic con Pranjic, quienes rotaron por las bandas y continuaron desplegándose hasta llegar a Itandje. Nico Kovac volvió a utilizar el 4-2-3-1 y tuvo al goleador Mandzukic como principal arma ofensiva.