lunes, 23 de junio de 2014

Francia es candidata y Costa Rica bajó a Italia

Los partidos del sábado brindaron buenos espectáculos con resultados cambiantes. Francia goleó a Suiza, se clasificó a la segunda ronda y sacó chapa de candidato. Por el mismo grupo, Ecuador dio vuelta el resultado y superó a Honduras. En el “grupo de la muerte” Italia quedó en terapia intensiva tras la derrota ante el sorprendente Costa Rica, que está en octavos. 

Costa Rica 1-0 Italia

Algo pasó con Italia. El primer partido le dio una lección de fútbol a Inglaterra. En su presentación ante Costa Rica defraudó y varios jugadores no tuvieron del despliegue que demostraron en el debut. Lucieron cansados e imprecisos. Es más, la dependencia sobre Pirlo fue exagerada y faltaron sociedades. En cuanto a ello, la principal responsabilidad recae en Prandelli porque cambió algunas piezas clave, sobre todo en defensa,  que habían sido vitales ante los ingleses. Tal es el caso de Darmian, quien se entendía a la perfección con Candreva y el entrenador decidió que juegue por el lateral izquierdo. Del mismo modo sucedió con Chellini, cerrándose en la zaga por la ingreso del limitado Abate. Por allí, Bolaños condujo las acciones ofensivas que complicaron al hombre del Milan durante todo el partido.

A las variantes en defensa hay que sumarle el ejercicio de presión constante que practicó Costa Rica. Así, los “Ticos” le quitaron el balón a Italia y le generaron varias situaciones de gol. La presencia de Buffon en el arco impidió varias acciones de gol. Las dudas del “azzurro” ante el predominio costarricense se acentuaron cuando Pirlo dejó de ser el eje. Además, el astro de la Juventus se cansó apenas trotaba por la mitad de la cancha. Asimismo, ofició de lanzador y con gran éxito, aunque Balotelli erró demasiado cuando se encontró mano a mano con Navas.

El gol de Costa Rica llegó por un centro y la definición de cabeza de Bryan Ruiz, quien estuvo más participativo que ante Uruguay. El esquema de Pinto no cambió. Plantó a los tres centrales junto a los laterales volantes, ofreciendo una línea de cinco defensores, más dos volantes internos y dos externos, más la proyección de Campbell como delantero. Gamboa desdobló su tarea en dos para dominar la banda derecha, obstruyendo a Marchisio y escalando hasta convertirse en extremo. 

En la segunda mitad, Italia realizó cambios que no resultaron, a pesar de que buscó la igualdad. Sin embargo, Costa Rica se aferró al resultado y a su arquero, disponiéndose al contragolpe. Además, la presión costarricense no cedió en todo el partido, demostrando una gran resistencia física. La selección italiana cayó siempre en la trampa y fue demasiado estático, carente de movilidad y variables, con Pirlo retrasado y los extremos bien marcados.

El técnico Pinto armó un sistema defensivo sólido y poblado, que trabaja escalonado e intenta cubrir todos los sectores de mitad de cancha hacia atrás. Esto le permite salir con rapidez para la contra, su virtud ofensiva más destacada. A veces, Campbell se encuentra solo, pero su potencia obliga al rival a cometer faltas y con pelota detenida también es complicado. Costa Rica es la gran sorpresa de la Copa y capitalizó la presión de los demás seleccionados. Jugó con soltura y convencido.

Suiza 2-5 Francia

No quedan dudas, Francia es candidata al título. No solo por la goleada, sino por cómo superó ampliamente a Suiza en todos los sectores del campo de juego. En su debut, “les bleus” no habían dejado dudas de su autoridad ante Honduras, pero el último compromiso tuvo matices de un conjunto ambicioso. Didier Deschamps juega  4-3-3 o 4-3-2-1, con Cabayé como medio centro defensivo, rodeado por Matiudi y Sissoko; Valbuena es el extremo derecho, mientras que Benzema fue por izquierda y puso a Giroud de referente de área.

De entrada se vio como Valbuena y Benzemá se entienden perfectamente. Así, los goles llegaron con rapidez porque el medio era todo azul. A pesar de poblar ese sector con varios jugadores, Suiza no podía entrar en contacto con el balón ya que Francia presionó constantemente. Además, el mediocampo luce aceitado para jugar a un toque y sostener la dinámica del juego asociado, su principal virtud. Fue vertical y en lo defensivo, retrocede ordenadamente, siendo difícil agarrarlo mal parado de contragolpe.

Suiza ya no tuvo el predominio por los laterales que sí había logrado ante Ecuador. Dispuso de un 4-2-3-1, donde Behrami e Inler corrieron incansablemente sin lograr objetivos de recuperación. Además, el equipo jugó muy retrasado. Con el tres a cero consumado en la primera mitad, no hubo mucho más que alimentar el marcador hasta la diferencia de cinco goles. Los lujos aparecieron hasta humillar a los alpinos, aunque sobre el cierre pudieron descontar en dos ocasiones.

Honduras 1-2 Ecuador

El encuentro tuvo paridad, brindando un espectáculo de ida y vuelta constante. Parecían equipos gemelos, tácticamente dispuestos a un 4-4-2, priorizando las bandas y las proyecciones de los laterales. Así, ninguno pudo tener el control definitivo de la pelota, ya que el mediocampo lució despoblado, prácticamente un lugar de tránsito. Noboa y Minda, por un lado, Garrido y Claros por el otro, ofrecían un vacío sectorizado en el círculo central.

De un momento a otro, la “H” decidió apostar por los pelotazos y, tras un error de Guagua, Costly aprovechó el regalo y definió ante la salida de Domínguez. La alegría duró poco. Ecuador tuvo mayor incidencia en la ofensiva con los dúos Ayoví-Montero y Paredes-Valencia. Así llegó al empate, por el sector derecho del ataque “tricolor”. En este tipo de jugadas se vio como Honduras retrocedía demasiado; los jugadores se agrupaban en línea con demasiado peligro y cerca del área de Valladares. 

Los ecuatorianos volvieron a utilizar una pelota detenida para sacar provecho. Luego un tiro libre, Valencia cabeceó para sentenciar el partido y sumar los tres puntos que le permitan soñar con los octavos de final.