Octavos de final: Brasil, Uruguay y el predominio europeo



Los octavos de final del Mundial de Rusia culminaron con algunas sorpresas y varias confirmaciones. Afuera quedaron los campeones del mundo Argentina y España, mientras Colombia, México y Japón también se despidieron ante equipos candidatos. El Portugal de Cristiano fue superado por Uruguay, Suiza cayó ante Suecia y Dinamarca casi logra la hazaña en los penales. También siguen en carrera Francia, Rusia, Brasil, Bélgica e Inglaterra.

Francia 4-3 Argentina
La superioridad francesa quedó plasmada con el juego dinámico que le imprimieron Pogba y Mbappe, los hombres clave del seleccionado galo y del partido. El duelo con más goles de la serie tuvo modificaciones en el marcador, lo que provocó dosis extra de emotividades, alimentadas por varios golazos. Argentina comenzó en desventaja por el penal que registró Griezmann, pero supo imponerse parcialmente gracias a un tremendo remate de Di Maria y al aporte de Mercado. Sin embargo, desde el fondo francés emergió Pavard para anotar el mejor gol del Mundial, cacheteando el balón de costado y realizando una comba inatajable. A partir de allí Argentina se derrumbó porque sintió que sus esfuerzos fueron en vano. Francia presionó desde el medio campo, que estaba mejor plantado y tenía mayor calidad que el sudamericano. Así, Mbappe encontró espacios gracias a su velocidad y definió el encuentro con dos anotaciones inolvidables. 

Rusia 1 (4)-1 (3) España
Otro de los candidatos tuvo que hacer las valijas demasiado temprano. España transitó a los tumbos desde la salida de Lopetegui, aunque nunca traicionó su fiel estilo. Con la posesión del balón como estandarte estratégico, a los ibéricos les costó abrir grietas en la firme defensa rusa. En general, España jugó en campo rival, trasladando y tocando la pelota como de costumbre, pero el gol llegó con pelota detenida: Ramos empujó y anotó con la ayuda de Ignasevich. Luego, Rusia tuvo que salir y lo hizo con envíos al gigante Dziuba, quien terminó aprovechando el penal que le cobraron a Piqué por tocar el balón con la mano. La película se reiteró en el segundo tiempo y durante todo el alargue, estirando un juego interminable por la carencia de peligro en las áreas. En definitiva, Rusia se impuso en los tiros desde los 12 pasos gracias a una fortaleza defensiva inexpugnable. 

Brasil 2-0 México
Es el gran candidato a quedarse con la Copa del Mundo. Cuenta con grandes individualidades y hay sobrante de talento. Sin embargo, antes que eso, Brasil armó un equipo. Con matices de “jogo bonito” y una estructura sólida en defensa, el medio campo es quien decide el rumbo del “scratch” porque cuando debe presionar lo hace en bloque y cuando debe buscar el partido se desprenden todos en búsqueda de espacios. Contra México fue una clara muestra de ese matiz y Brasil nunca se desesperó cuando el “Tri” lo inquietaba. La primera mitad fue bastante pareja, pero Neymar –a pesar de las quejas por su conducta ante las patadas rivales- comenzó a juntarse con Coutinho y Willian y generaron las acciones decisivas del partido. 

Suecia 1-0 Suiza
La estructura defensiva de Suecia lo ha convertido en el rival que nadie quiere enfrentar. Resguardarse atrás para salir rápidamente de contragolpe es la fórmula elegida por los nórdicos para este Mundial –y también lo fue en las eliminatorias-. Suiza contaba con jugadores mejor preparados para desnivelar por las bandas, gracias al juego asociado entre mediocampistas y laterales. Pero Suecia cerró todas las barreras y se dedicó a esperar su oportunidad. Así, Forsberg aprovechó una contra y remató al arco suizo en complicidad con una pierna que rozó el balón para definir. 

Uruguay 2-1 Portugal
Uruguay dominó de punta a punta, ya sea con o sin el balón en su poder. A pesar de contar con una estructura básica, el conjunto del “Maestro” Tabárez tiene un libreto conocido, respetado y difícil de imitar. No es solamente un equipo rudo y difícil de sobrepasar porque cuenta con jugadores de notable calidad que le aportan otras cualidades. Uruguay también puede jugar por las bandas o presionar desde la mitad de la cancha y utiliza la velocidad cuando lo cree conveniente. Las apariciones de Cavani fueron espectaculares y determinantes, demostrando que se puede jugar y ganar con dos “tanques” arriba. Ronaldo pasó desapercibido y Portugal apenas igualó parcialmente el pleito con pelota detenida, a pocos minutos del gol definitivo de Uruguay. 

Croacia 1 (3)-1 (2) Dinamarca
Fue la peor presentación de Croacia en el Mundial. Sufrió el partido de punta a punta y apenas resultó una sombra del equipo que deslumbró en la primera fase. Dinamarca se atrincheró atrás, pero cuando se dio cuenta que Croacia no encajaba en el pleito, se animó a disputarle la tenencia del balón con autoridad. Los goles tempraneros quedaron en el olvido rápidamente y el alargue no sirvió para solucionar los problemas que ambos tuvieron para llegar a los arcos. Croacia tuvo la chance con un penal, pero Kasper Schmeichel se agigantó al atajarle el remate a Modric. Finalmente, tras una gran actuación de Subasic –y el mismo Schmeichel- Croacia festejó desde los doce pasos. 

Bélgica 3-2 Japón
Bélgica eliminó a Japón de manera agónica, en lo que fue el más vibrante de los encuentros de octavos. Faltando 20 minutos para el cierre del partido, Japón lo ganaba por dos goles marcados al inicio del complemento, bajo un buen desempeño de todas sus líneas. El mediocampo se encargó de manejar los tiempos, mientas la defensa y el arquero nipones se erigían como figuras. Sin embargo, los “diablos rojos” jamás claudicaron y, a pesar del gol casual de Jan Vertonghen, fueron decididos a empatar el pleito. Cinco minutos más tarde, con otro gol de cabeza, Fellaini emparejó el resultado, quedando un cuarto de hora más para que suceda de todo. Ambos se la jugaron para evitar el alargue, hasta que la última acción del tiempo adicionado decidió la suerte del partido, con un contragolpe de manual ejecutado por la temible Bélgica. Inolvidable. 

Inglaterra (4)-1 (3) Colombia
La ausencia de James Rodríguez insinuaba un futuro complicado para Colombia porque Inglaterra lucía entero, sin bajas y con una estructura defensiva difícil de vencer. Como en todo el Mundial, un penal abrió el marcador en favor de los europeos, concretado por el –hasta ahora- goleador de la Copa, Harry Kane. Colombia intentó la igualdad en la segunda etapa, pero los ingleses de defendían con fiereza, mientras apostaban al contragolpe. A último momento, producto de un tiro de esquina, Mina emparejó un partido que terminó siendo agónico hasta los penales, donde Inglaterra finalmente se impuso.